Megan Maxwell celebra el lanzamiento de su nueva novela “Hasta que salga el sol” en la que colabora con Atacados y Lucía Gil

María del Carmen Rodríguez del Álamo Lázaro, conocida en el mundo de la escritura como Megan Maxwell, presentó el 30 de mayo, en la Feria del Libro de Madrid, el lanzamiento de su nueva novela “Hasta que salga el sol”. La novela ha salido a la venta junto con un disco de los artistas Atacados y Lucía Gil, el disco se compone de un repertorio de temas que acompañan el desarrollo del libro, en el que se presentará al lector un amor de verano, una historia de superación, esfuerzo e ilusiones.

Pregunta – ¿Cuándo nace su vocación por la escritura?

Respuesta – Pues mira, nace un día que estaba aburrida en casa y no sabía qué hacer, no había nada que me gustase en la tele y me puse a escribir. Yo siempre he sido muy lectora pero nunca pensé en escribir, ese día me puse y a los días me di cuenta de que estaba haciendo una historia y como me moló pues dije: “Anda pues voy a continuarla y a ver”. La terminé, la saqué en DIN A4, se la di a mi familia, como les gustó y me dijeron que les hiciese otra pues hice otra. Yo trabajaba y por la noche, cuando tenía tiempo me ponía a escribir.

P. – ¿Se dio cuenta desde el principio de que aquello que escribía podría ser publicado?

R. – Yo al principio no lo mandaba a editoriales ni nada, yo se lo daba a mi familia para que lo leyera y ya está. Yo pensaba que nadie querría publicarme al no tener estudios ni nada, entonces no lo mandaba. Mi familia comenzó a decirme que lo mandase y se pusieron tan pesados que lo hice aunque no me publicaron, lo que pasa es que a mí cuando me dicen que no a las cosas saco mi amor propio y digo: “¿Cómo que no?”, entonces yo seguí escribiendo y siempre lo mandaba.

P. – ¿Cuánto tiempo tardaron las editoriales en reconocer su trabajo?

R. – Yo estuve doce años en los que me rechazaban las publicaciones, por eso ahora me han publicado tantas novelas, no penséis que las he escrito todas ahora. Tenía muchas novelas ya hechas a lo largo de los años.

P. – ¿Para lograr ser publicada tuvo que cambiar usted algo en sus personajes o lo que cambió fue la visión de las editoriales?

R. – Todo era cosa de las editoriales porque cuando me respondían a lo que les mandaba me decían que algunas no entraban en su catálogo editorial. En otras me decían que las mujeres que aparecían en mis novelas tenían demasiado carácter, que debía rebajarlo. Yo decía que: “Una mierda”, y lo dejaba igual.

P. – ¿Cuál fue su primer paso en el mundo de la escritura?

R. – Un día de 2009 en el que estaba cotilleando por internet y vi un curso de novela romántica online y dije: “Ah pues voy a apuntarme a ver lo que hago mal, a parte de mis mujeres con tanto carácter”. Ahí todas las semanas el profesor te mandaba deberes para entregar el lunes. El ejercicio final consistía en tener una novela o parte de ella y mandársela al profesor, yo con la experiencia que tenía me escribí una entera pero no se la mandé pensando que ya tendría bastante trabajo corrigiendo al resto de alumnos.

Le resultó tan raro que yo no enviara nada, por lo cumplidora que era, que me llamó por teléfono y me dijo: “Oye Megan, no me has mandado el ejercicio final”, a lo que le respondí que no ya que eran 300 páginas y con el trabajo que tendría no era necesario. Él me pidió que lo mandase y al día siguiente me llamó para decirme que le había encantado, a lo que dije: “Ah pues muy bien”, y me dijo: “Oye, es que soy un editor,  ¿qué tal si te la publico?”. Claro, ahí me dijo que se fijó en cómo actuaba diferente al resto de chicas a lo largo del curso y que esperaba mi trabajo final, justo el que no le había mandado, entonces ahí me publicaron la primera obra en una editorial chiquitita en Sevilla.

P. – ¿Cómo puede publicar novelas a un ritmo tan frenético?

R. – Ten en cuenta que a mí me habían rechazado todas mis obras anteriormente, muchas de las que me ha publicado ahora Planeta llevan escritas a lo mejor 15 años. Lo que pasa es que yo llevo publicando desde el 2009, estamos en el 2017 y he publicado, me parece que son, 31 novelas, pero no me las he escrito todas ahora. La gente dice:“Esta escribe como churros” y no, no, es que ya estaban escritas, son todas las novelas que me rechazaron.

P. – ¿Cómo le afectaba el rechazo? ¿No le desmotivaba?

R. – No, no, me da más motivación para escribir. Yo le decía a mi familia que el día que me publicasen se iba a cagar la perra.

P. – ¿Qué es para usted la literatura?

R. – Para mí la literatura es algo que me gusta hacer a parte de ser un método de vida. Pienso que es algo que nos ayuda a muchas personas a conocer otros mundos y otro tipo de personalidades diferentes que en la vida llegaremos a conocer, pero sobre todo conocer otras historias, otros mundos, otros países. Para mí eso la literatura, algo que nunca voy a perder.

P. – ¿Posee cierto tabú con los finales tristes?

R. – A mí no me gustan en general. Yo pienso que la vida ya de por sí es bastante “puta” como para escribir una novela y que termine mal. Yo he leído novelas que terminan mal y me dejan con un sentimiento que digo: “No, no, yo quiero que las novelas mías, cuando las terminen, hagan que se queden con una sonrisita”. En alguna he hecho llorar pero bueno, al final cuando lo piensas ves que es lo mejor que podía pasar.

P. – ¿Cómo vio su familia este afán por la escritura?

R. – Ha sido algo que se ha visto normal, yo durante muchos años he sido secretaria en una asesoría jurídica. Yo por las noches, cuando mis hijos se iban a dormir, me ponía a escribir un ratito.

P. – ¿Ha cambiado su vida a raíz de su éxito?

R. – Yo ahora vendo mucho pero mi vida sigue siendo igual, no sé si es por la edad en la que me ha pillado pero yo ahora ni me lo creo ni nada. Mi vida sigue normal, mis amigos siguen siendo los mismos y vivo en el mismo pueblo en el que vivía.

P. – ¿Cree que se puede vivir actualmente de la escritura?

R. – Yo actualmente vivo de la escritura, yo desde 2012 vivo de la escritura. Normalmente no se puede vivir pero si se te da bien y demás, se logra.

P. – ¿Disfruta más escribiendo acerca de sentimientos o de erotismo?

R. – Es que a mí me gusta todo, por ello soy escritora fundamentalmente romántica, dentro de la que hay otras como la medieval. A mí me gusta que haya amor.

P. – ¿Qué consejo le daría a aquellos principiantes en el mundo de la escritura?

R. – Pues que tengan mucha paciencia, que este mundo es un mundillo de tener mucha paciencia.

31+
  • Muy buena entrevista. Cada vez conocemos un poquito mas de esta escritora que cada día conquista a millones de personas con sus novelas.

    0