La octava entrega de la saga llega a la gran pantalla siete años después de su último estreno en 2010

Atención, al igual que la película esta crítica no es muy recomendable para todos los públicos, debido al género gore y de tortura de la saga y de la cinta. Avisados quedáis, los que sigáis interesados, adelante.

Esta nueva entrega de Saw plantea el dilema universal de si Jigsaw, es decir John Kramer ha regresado a sus andanzas más de una década después de haber sido confirmada su muerte. Pero la cinta sabe que ese dilema es el secreto mejor guardado de la franquicia y tarda en ser resuelto. De forma que para los amantes y seguidores de la saga, el icónico y macabro personaje es traído a la vida en forma de inspiración para comenzar de nuevo los juegos que el protagonista planteaba a cinco personas por sus comportamientos en el pasado. Como siempre, la justicia en el universo de las películas de Saw es impartida por John Kramer, quien permite decidir a sus jugadores, lúdica y tortuosamente, quién vive y quién debe morir por sus pecados.

SINOPSIS:

La cinta plantea una nueva prueba al espectador, un superviviente de la saga demuestra que hay cinco víctimas atrapadas y que se encuentran ya en pleno juego para sobrevivir. Este evento contrasta con las informaciones que todos los miembros del cuerpo de policía, al igual que la sociedad tienen, referentes a que John Kramer lleva muerto más de una década. Los cadáveres empiezan a aparecer a medida que las víctimas comienzan a morir en “el juego” que les va proponiendo Jigsaw para purgar sus pecados, al igual que él mismo les dice: “únicamente, la verdad os hará libres”.

La película les planteará el dilema a los espectadores y a los protagonistas: el policía a cargo del caso, el Detective Halloran (Callum Keith Rennie) y los forenses Matt Passmore (Logan Nelson) y Eleanor Bonneville (Hannah Anderson), de si Kramer realmente ha vuelto o se trata de un admirador que simplemente ha decidido continuar el legado de su maestro.

Esta nueva entrega de Saw, una de las sagas más cruentas de los últimos tiempos cuenta con los hermanos Michael y Peter Spierig (Predestination, Los no muertos) como directores. El guion corre a cuenta de Josh Stolberg (Piraña 3D, Hermandad de sangre) y Peter Goldfinger (Hermandad de sangre, Eight Days a Week), y los productores ejecutivos son, como no podía ser de otra forma para supervisar este “legado” de su asesino del puzzle, James Wan (Expediente Warren: El caso Enfield, Insidious: Capítulo 2) y Leigh Whannell (Stem, Insidious: Capítulo 3). El elenco de la cinta cuenta como protagonistas con Laura Vandervoort (Con Man, Supergirl), Callum Keith Rennie (Into the Forest, Cincuenta Sombras de Grey), Logan Nelson (CW Pilot Project, Vuelve a mí), Hannah Anderson (Gangland Undercover, Vuelve a mí) y Tobin Bell (The Flash, Manson Family Vacation) este último interpretando al icónico John Kramer, el asesino del puzzle.

0
Reseña
Reparto
Interpretación
Gore
Vestuario y Atrezzo
Banda Sonora
Montaje y Fotografía
Efectos Especiales
Compartir
Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la URJC. Amante del cine y de la música, pero sin olvidarse de la fotografía y el teatro. Un verdadero soñador. Mi sueño es trabajar en el terreno cinematográfico y periodístico.