1+

Marvel Studios pone la guinda final a la saga de Los Vengadores con una entrega para la historia

Vengadores Endgame es un hito histórico, este sería el resumen escueto de lo que ha supuesto su estreno. Las cifras avalan en su primera semana de estreno las expectativas, con casi 1,5 billones de dólares de recaudación en la taquilla internacional. Once años después del estreno de Iron-Man (2008), la primera película del Universo Cinematográfico de Marvel, llega la entrega que pone punto y final a los arcos argumentales de los seis vengadores originales que pudimos ver en Los Vengadores (2012): Iron-Man (Robert Downey Jr), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Ojo de Halcón (Jeremy Renner).

Cabe recordar que esta entrega es la continuación inmediata a los eventos que tuvieron lugar en Vengadores: Infinity War (2018) y que dejaron a los fans de la saga con las dudas de qué pasaría después del chasquido de Thanos y la desaparición de la mitad de la totalidad de las formas de vida en el universo. Pues bien, tal y como dijo Doctor Strange en esa misma película, estamos en La Última Jugada: “We are in the Endgame now”.

SINOPSIS

Esta película narra los acontecimientos posteriores al chasquido de Thanos (Josh Brolin), el Titán Loco, tras haber recolectado en el Guantelete todas las Gemas del Infinito. Los vengadores supervivientes a dicho genocidio deberán hacer frente a esta dura realidad, ya que se encuentran dispersos por el universo. Iron-Man (Robert Downey Jr) y Nebula (Karen Gillan) vagan por el espacio tras los eventos en el planeta Titán, mientras que en La Tierra esperan los restantes: Capitán América (Chris Evans), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Thor Odinson (Chris Hemsworth) y Hulk (Mark Ruffalo). Además, superhéroes como Ojo de Halcón (Jeremy Renner) se reencontrarán con el viejo equipo de los seis vengadores originales, así como otros nuevos como Ant-Man (Paul Rudd), quien quedó atrapado en el mundo cuántico en los eventos de Ant-Man y la Avispa (2018) o Capitana Marvel (Brie Larson), la última en ser presentada dentro del elenco de superhéroes Marvel. Todas las piezas están colocadas en el tablero, ahora solo queda saber si Los Vengadores serán capaces de deshacer, en esta última jugada, lo que Thanos llevó a cabo. Y restaurar así el orden natural en el universo en lo que se asume que será la batalla de sus vidas. 

La continuación inmediata de Vengadores: Infinity War (2018), basada en los cómics de Jim Starlin  sobre la saga de El Guantelete del Infinito (1991), continúa teniendo como directores a los hermanos Joe y Anthony Russo (Capitán América: El Soldado de Invierno, Capitán América: Civil War). El dúo de guionistas de esta película es el formado por Christopher Markus y Stephen McFeely, quienes también escribieron los guiones de otras entregas del UCM como Thor: El mundo oscuro (2013) y Capitán América: El Primer Vengador (2011). Y como ya es habitual en la saga, esta entrega también tiene como productor a Kevin Feige, director de orquesta del universo superheróico de Marvel. El reparto de la película está formado, entre otros, por Robert Downey Jr. (Spider-Man: Homecoming) como Iron-Man, Chris Evans (Un don excepcional) como El Capitán América, Chris Hemsworth (Men in Black: International) como Thor, Mark Ruffalo (Spotlight) como Hulk, Scarlett Johansson (Ghost in the Shell: El alma de la máquina) como Viuda Negra, Brie Larson (Kong: La Isla Calavera) como Capitana Marvel, Karen Gillan (Jumanji: Bienvenidos a la jungla) como Nebula, Jeremy Renner (La llegada) como Ojo de Halcón, Paul Rudd (Mute) como Ant-Man y Don Cheadle (Vengadores: Infinity War) como War Machine. Además, el filme cuenta de nuevo con Josh Brolin (Sicario: El día del soldado) interpretando a Thanos, antagonista principal de Vengadores: Infinity War (2018) y Vengadores: Endgame. 

ANÁLISIS (Contiene spoilers) 

El cierre de la “Saga del Infinito”, tal y como ha sido bautizada por los autores de la misma, alcanza una duración de tres horas. Un dato que en parte favorece el desarrollo de la trama y que en determinados momentos puede suponer un handicap para los espectadores menos fans del UCM. A continuación explico el porqué.

El guion de la película está compuesto por tres partes claramente diferenciadas (y coinciden con los tres actos cinematográficos a la perfección). Cada una de esas partes está marcada por un chasquido con el Guantelete del Infinito. Y en ellas se desarrollan acontecimientos de vital importancia para este cierre de saga. Resulta imprescindible que, tanto para los más fans del UCM como para los que no lo son tanto, exista un revisionado de las 21 películas anteriores de la franquicia, ya que Vengadores: Endgame es un paseo a modo de homenaje a través de más de una década de películas superheróicas, que han llevado al espectador de la mano hasta este punto.

  • Primer Acto

El primer acto del filme es literalmente una continuación de los acontecimientos de Vengadores: Infinity War. Vemos a Ojo de Halcón durante su arresto domiciliario, mientras pierde a sus hijos y a su mujer por el chasquido de Thanos. Y nos damos cuenta de que Tony Stark (Iron-Man) y Nebula vagan por el espacio sin rumbo, y es aquí donde Carol Danvers (Capitana Marvel) rescata su nave para llevarles de vuelta a La Tierra (misión que asume tras la escena postcréditos de Capitana Marvel (2018) en la base de Los Vengadores). Una vez regresan todos los supervivientes a La Tierra, la misión es clara, quitarle el Guantelete a Thanos y revertir su chasquido trayendo de vuelta a todos. Nebula, como hija del Titán Loco indica a Los Vengadores donde encontrar a su padre, en un planeta llamado El Jardín. Y una vez allí Thanos confiesa haber destruido las gemas usando el Guantelete una última vez (Primer chasquido del filme). Este duro revés para los protagonistas supone un punto y aparte en la trama, ya que a pesar de acabar con el Titán, no se puede deshacer el genocidio a escala universal que tuvo lugar en Vengadores: Infinity War.

  • Segundo Acto

Tras un espectacular lapso de cinco años (y recalco la espectacularidad ya que con ese rótulo se asume la mayor derrota conocida por Los Vengadores), recuperamos a los protagonistas tras haber intentado rehacer sus vidas. De los seis vengadores originales, solo Viuda Negra continúa al frente del grupo de vengadores dirigiendo nuevas misiones. Se nos presenta un Capitán América liderando charlas de autoayuda (en la línea de las que organizaba su amigo Sam Wilson en Capitán América: El Soldado de Invierno (2014) ), mientras que Tony Stark ha formado una familia. Estos dos personajes evidencian la confrontación heredada desde los eventos de Capitán América: Civil War (2016) tal y como se evidencia en el inicio del filme. Por su parte, Thor y Hulk, a quienes vimos compartir aventuras juntos en Thor Ragnarok (2017) muestran lados opuestos de la moneda de la vida. Bruce Banner ha sido capaz de aunar lo mejor de Hulk y de su personalidad humana, tras haber sido derrotado en Vengadores: Infinity War (2018) por Thanos. Mientras que Thor reside ahora en Nueva Asgard con los supervivientes del genocidio de su planeta a manos de Thanos, y es aquí donde vemos visiblemente desmejorado al Dios del Trueno. Y por último, Ojo de Halcón, a quien vimos en la primera escena de la película mientras su familia se desvanece, ahora le recuperamos como un despiadado mercenario a nivel internacional apodado como Ronin, quien ha optado por ese camino para superar la muerte de su familia. 

En definitiva, un elenco de Vengadores claramente dividido y disperso por el mundo. Sin rumbo y sin expectativas, ejemplificando las distintas formas de seguir adelante tras el chasquido de Thanos. Aunque es aquí donde entra el elemento diferenciador: Ant-Man regresa del Reino Cuántico tras los eventos de Ant-Man y La Avispa (2018) y explica a Los Vengadores la paradoja temporal que supone que el tiempo en el mundo real y en el Reino Cuántico no va a la misma velocidad. 

Este rayo de esperanza consigue aunar de nuevo a Los Vengadores, con caras nuevas como Rocket (único miembro restante de Los Guardianes de la Galaxia), Nebula y War Machine (superviviente de la Batalla de Wakanda en Infinity War), junto con el mencionado Ant-Man, quien propone la opción de viajar en el tiempo y conseguir las Gemas del Infinito antes que Thanos, regresar al presente y traer de vuelta a todos los seres vivos que se desvanecieron. 

El problema aparente es resolver la viabilidad de esta cuestión, ya que los viajes en el tiempo son objeto de comedia en el filme (mencionando lo absurdo de este argumento en películas de la cultura popular como la saga de Regreso al Futuro). Pero definitivamente, Tony Stark y Bruce Banner consiguen resolver y perfeccionar la viabilidad del proyecto. Explicándosenos a los espectadores posteriormente las reglas, Made in UCM, de los viajes en el tiempo.

Los Vengadores distribuyen tres equipos y cuatro misiones para viajar en el tiempo. El primer equipo, formado por Ant-Man, Iron-Man, Capitán América y Hulk viajarán a los eventos de Los Vengadores (2012) para recuperar las gemas del espacio, del tiempo y de la mente, ya que las tres coincidieron en ese año en la ciudad de Nueva York. El segundo equipo, compuesto por Thor y Rocket, viajará a los eventos de Thor: El Mundo Oscuro (2013) para recuperar la gema de la realidad que se hallaba en el cuerpo de Jane Foster en su estancia en Asgard. Y por último, el equipo formado por Nebula, War Machine, Viuda Negra y Ronin, se dividirá en dos; por un lado, Nebula y Ronin viajarán a los eventos de Guardianes de la Galaxia (2014) en Morag para hacerse con la gema del poder, y por el otro, Viuda Negra y Ronin viajarán ese mismo año a Vormir, planeta que custodia la gema del alma.

En este segundo acto, los contratiempos que deberán afrontar los seis vengadores originales serán imprescindibles para el desarrollo de sus tramas, así como para el cierre de las mismas en el tercer acto. Ya que cada uno afrontará el pasado como forma de resolver su futuro. Tony Stark ha dejado a Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) y a su hija Morgan en el presente a la espera de su regreso, y visitará a su padre Howard Stark en 1970 para hacerse con el teseracto tras las complicaciones en su misión en 2012. Por su parte, Steve Rogers se enfrentará a su pasado reciente en Los Vengadores, y a su origen como superhéroe al viajar con Tony a 1970 y encontrarse con su primer amor, Peggy Carter. Por su parte, Thor se reencontrará con su madre fallecida en su misión y lidiará con su depresión como superhéroe. Estos tres vengadores combinarán comedia y tragedia en sus misiones, a modo de viaje por los recuerdos, de modo que el espectador empatizará con ellos en un segundo acto divertido pero a la vez denso si no se han seguido las tramas de las anteriores películas. Por su parte, Nebula y War Machine permiten introducir en su misión el papel de Thanos en el pasado, ya que Nebula es descubierta y Thanos pretende viajar al presente de Los Vengadores para frustar su misión y continuar con lo que su versión del futuro no pudo asumir, la destrucción total del universo y su nueva reconstrucción.

La misión de Viuda Negra y Ronin es un viaje a través de los sentimientos, ya que el espectador intuye lo que viene desde el momento en el que viajan a Vormir, es decir, el sacrificio obligatorio de uno de los dos vengadores para hacerse con la gema del alma (tal y como reconoce el Guardian de la Gema, Cráneo Rojo). Si bien Natasha asume en el inicio del filme que su familia y su todo se compone de Los Vengadores y que haría lo que fuese por deshacer el chasquido de Thanos, el papel de Ronin ejemplifica la opción de la crueldad como medio de olvido y superación de la muerte de su todo, su familia. Finalmente, y tras los impedimentos mutuos a que el otro tome la decisión, Natasha decide sacrificarse para que Clint obtenga la gema y que continúe así la misión.

Y por último, el papel de Hulk, o mejor dicho, Profesor Hulk, en esta entrega es capital. Lo es desde el punto de vista teórico de los viajes en el tiempo, pero también para entenderlos, ya que debe obtener la gema de manos de La Hechicera Suprema y predecesora de Doctor Strange en 2012, y es aquí donde se explican con claridad los viajes en el tiempo desde el prisma del Universo Marvel: si viajas al pasado y alteras esa realidad, no repercutirá en absoluto en la tuya, siempre y cuando regreses para restablecer lo alterado en esa realidad. Es por ello que Los Vengadores pretenden hacerse con las gemas, viajar a su tiempo, traer de vuelta a los desvanecidos, y retornar a la realidad del pasado para devolver las gemas en el momento en que las cogieron. A su regreso al presente, será el encargado de chasquear los dedos con el nuevo Guantelete de Iron-Man para traer a todo el mundo de vuelta, y este papel primordial se debe a su resistencia, ya que usar las gemas tiene un coste, y más en el caso de Thanos, quien casi muere tras usarlas dos veces. 

  • Tercer Acto

Al tiempo que Hulk chasquea los dedos, Nebula, quien en su versión del pasado había sido enviada al presente para abrir el portal de viaje temporal y trasladar a esa realidad a su padre y sus tropas, juega un papel determinante (Thanos había descubierto que había dos Nebulas en su realidad y envía a su hija en esa realidad para frustar los planes de Los Vengadores). En el momento en que Thanos hace acto de presencia, se avecina la batalla de las batallas. Thanos bombardea el cuartel de Los Vengadores y se enfrenta al Capitán América, Thor y Iron-Man al mismo tiempo. En una demostración de poderío en la línea de Vengadores: Infinity War, Thanos retoma su línea de pensamiento, ya que se considera “inevitable”. Pero aquí se produce el giro de guion que todo fan de Marvel deseaba desde hacía un año. 

Llegado el momento en que el Capitán América, herido y derrotado, se aproxima hacia el inmenso ejército de Thanos dispuesto a morir con su último aliento, se escucha la voz de Sam Wilson (y este hecho tendrá su repercusión más adelante), quien regresa a escena junto con cientos de miles de efectivos gracias a los portales de Doctor Strange. Y es que sí, el chasquido de Hulk, el segundo chasquido del filme, había traído de vuelta a TODOS los héroes conocidos en el UCM: Los Guardianes de la Galaxia, Spider-Man, Bruja Escarlata, Doctor Strange, Pantera Negra y sus tropas, Wong y los hechiceros, Valkyria y su ejército, La Avispa, Bucky Barnes y Sam Wilson. Quienes se sumaban a los hasta ese  momento derrotados: Iron-Man, Thor, Ronin, Hulk, Rocket, War Machine y Ant-Man. Dejando un tablero igualado para la Jugada Final, que se avecinaba con el esperadísimo “Vengadores Reuníos” del Capitán América.

La coreografía de la batalla ejemplifica cómo entregar al espectador una joya para conservar eternamente, y es que jamás se había juntado a tal cantidad de superhéroes en una misma escena, más allá de las páginas de los cómics, obviamente, y seguro que tardaremos en volver a ver algo así. Las tropas de Thanos, comandadas por el Titán Loco y por La Orden Negra, presentan batalla a los tres vengadores principales del filme (Iron-Man, Thor y Capitán América), a quienes también se les suma Capitana Marvel. Pero finalmente no consiguen derrotar a Thanos y este se dispone a chasquear el Guantelete arrebatado a los Vengadores una vez más. 

Es aquí donde realmente llega La Jugada Final de la que hablaba Doctor Strange a Tony Stark en Vengadores: Infinity War, el futuro entre 14 millones que vislumbró el hechicero en la anterior entrega, y así se lo hace saber a Tony, quien asume la responsabilidad de esa última jugada. El hombre que empezó todo, allá por 2008, con su mítica frase: “Yo soy Iron-Man”, repite esa línea en respuesta al “Yo soy inevitable” de Thanos, chasqueando los dedos tras hacerse con las Gemas del Infinito y acabando con Thanos y sus tropas. Este final, y su jugada maestra, le cuestan la vida al hombre que puso la primera piedra como superhéroe del UCM, Tony Stark.

Tras los eventos de la batalla entre Los Vengadores y Thanos, tiene lugar el funeral de Tony, donde se reúnen todos los superhéroes del UCM para despedir una última vez al héroe que se sacrificó por todos. Ejemplificando un cierre de saga para el recuerdo, que seguro quedará en la mente de todo fan del cine de superhéroes. 

Las escenas posteriores podrían entenderse como postcréditos, si se tratase de cualquier otra película de Marvel, pero Vengadores: Endgame es un homenaje, no una película más, así que las vemos antes del final. El Capitán América viaja al pasado a retornar las Gemas del Infinito a sus realidades y opta por un tomar camino propio. Steve Rogers viaja a una realidad en la que por fin se reencuentra con Peggy Carter, su amada, fallecida en los eventos de Capitán América: Civil War (2016), y a quien prometió bailar juntos antes de hundirse en el hielo en los años 40 en los eventos de Capitán América: El Primer Vengador (2011). Además, opta por quedarse allí y casarse con ella, disfrutando la vida que estaban destinados a compartir. Y ya en su vejez, decide regresar a la realidad en la que viaja al pasado para esta misión. Y entrega el escudo de esa realidad y el testigo del Capitán América a Falcon, Sam Wilson, su íntimo amigo, con la aprobación de su amigo de la infancia Bucky Barnes. 

LO MEJOR:

Vengadores: Endgame es irrepetible. Y lo es porque es la culminación de un proyecto que comenzó a gestarse con Iron-Man en 2008. Y 21 películas después ha sido capaz de tener a los espectadores más de tres horas pegados a las butacas para conocer un desenlace que ni ellos mismos se habrían imaginado en sus mejores sueños. Lo que esperaban los fans (denominado fan service, en inglés) es la base de este guion, porque cada frase, cada desarrollo de personajes, cada giro de guion y cada contratiempo están puestos específicamente para que el fan de Marvel Studios sepa que esta es su película. 

Le involucra directamente y le sorprende casi en cada escena: desde la depresión con obesidad del Vengador más poderoso, Thor, en su versión más cómica desde Thor Ragnarok (2017) con Taika Waititi, pasando por el “Hail Hydra” pronunciado por el Capitán América malvado en los cómics, así como el reencuentro de Tony Stark con su padre en el pasado hablando de la paternidad. Y sin olvidarnos del cúlmen de toda una saga de Vengadores resumida en la mítica frase “Vengadores, Reuníos” pronunciada por el Capitán América cuando regresan todos los héroes a escena. Marvel Studios toca el cielo con esta entrega, ya que es la mejor película de superhéroes vista hasta la fecha. 

LO PEOR:

El guion tiene dos riesgos claros. El primero de ellos tiene que ver con el segundo acto, debido a que la apuesta por el fan service en él sacrifica a todos los espectadores que no hayan seguido la totalidad de entregas de la franquicia, de modo que puede hacerse bastante plano en cuanto a argumento, e incluso a humor, ya que es el que mayor duración tiene en el filme. Además puede perderse el ritmo en este tramo de la película debido al contraste con la celeridad de los acontecimientos del primer acto.

El segundo elemento que genera controversia y seguramente muchas dudas en los espectadores son las reglas de los viajes en el tiempo. Si bien la película aprovecha para ridiculizar a otras con argumentos similares por el uso de los viajes en el tiempo como la saga de Regreso al futuro de Robert Zemeckis, deja dudas en torno a las paradojas temporales y a cómo afecta alterar las realidades alternativas. Algo que hasta que los directores del filme, los hermanos Russo, no han salido a aclarar, aún generaba muchas dudas. Especialmente en el caso de la escena del Capitán América al final de la película, algo que ha quedado aclarado tras saberse que alterar las otras realidades no repercute en absoluto en la realidad del UCM conocido, y que por tanto pudo vivir en esa realidad durante muchos años con Peggy Carter hasta la muerte de esta, y retornar a su realidad y entregar el testigo como Capitán América a Sam Wilson (por medio del escudo del Capitán América de la realidad alternativa, ya que el del UCM queda destruido por Thanos). 

TRÁILER:

1+

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here