La película se basa en una historia real y consigue enlazar con la realidad actual más cruel en Estados Unidos: el racismo

Este filme retrata a la perfección un problema latente en la sociedad norteamericana, la discriminación racial de los ciudadanos blancos hacia los ciudadanos negros. De modo que el espectador asiste a una representación real como la vida misma, valga la redundancia. Los matices que aporta Spike Lee como director y guionista de esta película permiten que presenciemos escenas con humor, con drama, con sentimientos encontrados y fundamentalmente, con un ritmo marcado por el género policial.

La compenetración entre los actores protagonistas, John David Washington y Adam Driver, permite representar una historia amoldada a la realidad. El dúo policíaco funciona, y a medida que avanza la película consigue que sus subtramas tengan sentido dentro del contexto general del filme.

Desde el principio hasta el final de esta película presenciamos una realidad que pretende ser enterrada por algunos, y desenterrada por otros. La forma en la que el guion de la película transporta al espectador desde el racismo del Ku Klux Klan de los años 70 hasta la violencia racial actual en algunos estados norteamericanos resulta dramática y cinematográficamente brillante.

SINOPSIS:

La historia comienza en la década de los años 70 en Estados Unidos. Bajo un clima de tensión política y social, se enfrentan dos movimientos. Por un lado, la concepción racista que plantean grupos violentos como el Ku Klux Klan, encabezado por David Duke (Topher Grace). Y por el otro, el grito valiente para acabar con la discriminación hacia los ciudadanos negros, representado por el partido Panteras Negras y encabezado por Kwame Ture (Corey Hawkins). En este contexto, Ron Stallworth (John David Washington), el primer detective afroamericano del departamento de policía de Colorado Springs asume la misión de infiltrarse en “La Organización” (como se autodenominaba el Ku Klux Klan). En un contexto racialmente hostil, Ron se infiltrará telefónicamente entre los miembros del Klan. En las reuniones en persona contará con la ayuda de su compañero Flip Zimmerman (Adam Driver), quien será la tapadera visible de la personalidad del supremacista blanco Ron Stallworth. La construcción de este personaje será imprescindible para evitar el atentado que planteó el Ku Klux Klan para acabar con la vida de varios integrantes del movimiento Panteras Negras, especialmente la de la joven Patrice (Laura Harrier).

Este filme narra cinematográficamente los acontecimientos reales en torno a la figura del policía Ron Stallworth. Está dirigido por Spike Lee (Plan oculto, La última noche) y cuenta con un guion escrito por el propio director. El elenco protagonista lo componen John David Washington (Ballers), Adam Driver (Paterson), Topher Grace (Aquellos maravillosos 70), Laura Harrier (Spider-Man: Homecoming), Ryan Eggold (The Black List: Redemption), Jasper Pääkkönen (Vikingos) y Alec Baldwin (Misión Imposible: Fallout) entre otros.

ANÁLISIS:

La película se centra en la perspectiva segregacionista en pleno siglo XX en Estados Unidos, lo cual ayuda a vehicular el entendimiento del trasfondo del personaje de Ron Stallworth. Desde que comienza la historia somos testigos de los argumentos sobre la pureza de la raza y el teórico mal que representa la integración de los afroamericanos en la sociedad norteamericana. Con argumentos anclados incluso en el holocausto nazi, toda la ideología que representan los miembros representados del Ku Klux Klan resulta especialmente llamativa. Incluso se llega a hacer humor al respecto, ya que la propia investigación llevada a cabo por Ron, en sí misma se basa en el engaño del protagonista para hacerles creer que comparte sus ideales. Cuando el objetivo real es detener sus actos violentos.

La paleta de perspectivas la completan los puntos de vista en el contexto elegido. Por ejemplo, en el caso de Flip Zimmerman (Adam Driver), se profundiza en su credo judío, incluso llegando a renegar de su fe para evitar que le descubran en las reuniones. Existen personajes que aportan valores como la rabia y el odio personificado ante los negros, como es el caso del personaje interpretado por Jasper Pääkkönen, al igual que su mujer en la película. Todos ellos, junto a la perspectiva de David Duke (Topher Grace), el máximo representante de La Organización, contribuyen a profundizar en el odio, los rituales y los valores que subraya un grupo violento y racista como era y es el Ku Klux Klan, fundado en 1865.

Del mismo modo, el peso protagonista que asume Ron Stallworth (John David Washington) se complementa con la presencia del amor en el filme. La relación que se plantea entre él y Patrice (Laura Harrier) permite conectar el sentimiento que le une a lo expresado y defendido por los Panteras Negras. Pero al mismo tiempo, al ser policía, resulta objeto de controversia ya que el cuerpo policial es uno de los mayores ejemplos responsables del acoso y de la persecución de los ciudadanos afroamericanos. Tal y como se muestra con algunos de sus compañeros a la hora de dirigirse tanto a él como a cualquiera que no sea un ciudadano blanco.

En definitiva, estamos ante una brillante crítica social sobre el racismo que existía cuatro décadas atrás en Estados Unidos y que hoy todavía perdura. Curiosamente, desde que se inicia el mandato presidencial de Donald Trump en 2017 en Estados Unidos, los sucesos violentos, los asesinatos y los actos de odio en contra de los ciudadanos afroamericanos han ido en aumento. De modo que Spike Lee elige terminar esta obra con las grabaciones reales e in situ de los ciudadanos que protestaban en favor de la igualdad racial en Charlottesville, mientras que varios vehículos atropellan a la multitud apoyando consignas racistas. Una clara forma de enlazar la influencia de estos grupos ideológicos con las altas esferas de poder, ya que se puede ver al presidente Trump equiparando las acciones de ambos grupos en la manifestación. Sin duda, un argumento deplorable que sirve como guinda a una obra que deja su impronta en el terreno cinematográfico a modo de drama satírico sobre el racismo pasado y presente en Estados Unidos.

TRÁILER:

0
Reseña
Reparto
Interpretación
Humor
Dramatismo y Crítica Social
Vestuario y Atrezzo
Banda Sonora
Montaje y Fotografía
Guion
Compartir
Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la URJC. Amante del cine y de la música, pero sin olvidarse de la fotografía y el teatro. Un verdadero soñador. Mi sueño es trabajar en el terreno cinematográfico y periodístico.