Tras la presentación de su segundo disco en el mes de abril, el pasado viernes 2 llegó a la capital este grupo sevillano, compuesto por Javier Vargas, “Gamba” y Joseda Rodríguez, en la sala La Cocina Rock.

En esta gira otoño – invierno de “Así se escriben los cuentos”, Madrid pudo ser testigo de un concierto en el que se disfrutó de una singular mezcla de ritmos como el Reggae, Ska, Rap y Cumbia, entre otros y siempre de la mano de un toque de humor que garantizaba una gran noche.

La apertura, con el tema “Cabeza loca” empezó a crear el ambiente, para continuar con “Que brille el Sol” y “Así se escriben los cuentos”. La sala disfrutaba de todas las canciones, centradas en la reivindicación, en el positivismo y en los temas sociales en general.

Los coros, las palmas y el bailoteo se unieron a los chistes con los que Javier hacía disfrutar al público, bajando del escenario en un par de ocasiones e interactuando con todo aquel que estuviese dispuesto a unirse a sus saltos y euforia. La sala terminó llenándose de un público que no paró de bailar, aplaudir y silbar. Es innegable el buen rollo que transmite este grupo con sus canciones, la buena vibra y la alegría contagiosa. No sólo eso, también los consejos que salen de cada uno de los temas, como el “haced lo que queráis cuando queráis”, de “Porque tú” y la importancia de las pequeñas cosas cotidianas de las que hablan en “Yo tengo mis motivos”.

Entre sus canciones, tocaron otros hits como “Bob Esponja”, “El Príncipe de Bel Air” o “I’m yours”, cover del éxito de Jason Mraz. Para darle distintas tonalidades a lo que ya era un éxito asegurado.

“Salir adelante”, “Carmela” y “Quédate” nos iban acercando al final de la noche, que estaba ya impregnada de esa cumbia dstylera tan coreada por todos los asistentes.

Con “El Contrapunto” cantaron al desamor y con “Al paredón”, volvían a la reivindicación contra los banqueros y sus mentiras.

Para cerrar esta noche de magia y encanto se despidieron con la canción “Sentir el viento”, arropados por la aclamación de los asistentes y un fortísimo aplauso como punto final. Pero no, la Dstyleria no podía irse sin alzar la voz, por encima de cualquier impedimento y proclamar, tras el himno que dice “ve a buscar las papas que a la mesa no te las trae nadie” y hondeando su bandera bajo el lema “que nadie calle tu garganta”

Una noche dstylera sin duda alguna.

7+