Manu Ginóbili

El escolta argentino de los San Antonio Spurs, se despedirá del baloncesto a final de temporada.

Esta semana se conocía la noticia de que el jugador de la NBA, Emanuel “Manu” Ginóbili, ha decidido colgar las botas definitivamente tras dieciséis temporadas en la mejor liga de baloncesto del mundo, pese a haber renovado por dos temporadas el año pasado.

El internacional albiceleste está considerado por los entendidos del deporte de la canasta como el mejor jugador latinoamericano de la historia del basket.

Su carrera echó a rodar en su país natal a los dieciocho años. En la temporada 1995-1996, debuta en el Club Andino, de La Rioja, para jugar, las siguientes dos temporadas en el Club Estudiantes de Bahía Blanca, de su ciudad, desde donde daría el salto al viejo continente.

Será ya en Europa donde comenzar su fama internacional, en la temporada 1998-1999 con su llegada a Italia, concretamente al Reggio Calabria primero, y Virtus (Kinder) de Bolonia más tarde.

En tierras transalpinas se haría con sus primeros triunfos importantes: la Euroliga, además de un título de Liga y dos Copas italianas.

Además, ya con su selección, se haría con la medalla de plata en el Mundial de 2002. Oro en las Olimpiadas de Atenas, 2004 y bronce en las Olimpiadas de Pekín, 2008.

Habiendo sido seleccionado en el draft de la NBA en 1999, por los San Antonio Spurs, en el número 57, no fue hasta finalizar la cita mundialista de 2002, cuando es finamente fichado por la franquicia tejana. Club al que ha permanecido fiel a lo largo de toda su andadura americana.

Sus estadísticas promedio, en su primera temporada, ya presagiaban un futuro al alcance de muy pocos elegidos. Más, siendo extranjero en la NBA:

7,6 puntos, 2,3 rebotes, 2 asistencias y 1,4 robos de balón.

Manu Ginóbili posee cuatro anillos de Campeón de la NBA, conseguidos en las temporadas 2002-2003, 2004-2005, 2006-2007 y 2013-2014.

Manu Ginóbili, el jugador que reescribió la historia

0