campeon marc marquez

El catalán consigue su quinto título en la categoría reina

El piloto catalán lo tenía todo de cara para coronarse este domingo como dueño y señor de Moto GP. La cita, en el circuito japonés de Motegi, casa de su escudería, Honda, por lo que, en cierto modo, Marc corría “en casa”.

Sólo un requisito en mente. Terminar la carrera por delante del italiano Dovicioso, único capaz de poner algo de duda a la insultante superioridad mostrada por el español en lo que va de temporada, y, por qué no, en el último lustro. Ni Rossi ni Lorenzo han sabido, o han podido, estar a la altura este año.

No hizo falta echar mano de la calculadora, si es que alguna vez ha hecho falta, conociendo el temperamento de Marc. No necesitó de esta premisa.

Márquez entra en meta en el GP de Japón, donde se ha impuesto para alcanzar su séptimo título mundial, el quinto en MotoGP.

El piloto transalpino se fue al suelo durante el penúltimo giro al circuito, poniendo así una virtual alfombra roja para que Márquez llegara al final de carrera de manera triunfal. Incluso permitiéndose la “frivolité” de levantar su máquina, entrando en meta, como se suele decir “haciendo el caballito.

El de Cervera consigue, de esta manera, alzarse con el título mundial con gran autoridad, tres carreras antes de la finalización de la presente temporada. No ha necesitado, en caso de ponerse feas las cosas, ninguna de las tres oportunidades con las que aún contaba: Australia, Malasia y Valencia.

Marc Márquez se convierte así, con sólo veinticinco años, en el piloto más joven en convertirse en pentacampeón del mundo de Moto GP, a los que suma sendos títulos en 125 cc. y 250 cc.

Marc Márquez suma su séptima corona de Campeón del Mundo

0
Compartir