La interpretación del personaje de Eddie Brock hace que la película sobreviva a las lagunas del icónico Venom

El estreno de Venom no ha dejado indiferente a la mayor parte del público. Tom Hardy asume el peso, y el riesgo, de llevar a la gran pantalla la interpretación del periodista Eddie Brock, futuro huésped del conocido simbionte Venom. Ambos fueron creados por David Michelinie y Todd McFarlane a finales de los 80 en los cómics de la editorial Marvel. Es cierto que no todas las esperanzas estaban depositadas en el proyecto que iba a contar el origen en solitario de uno de los villanos, o antihéroes, más reconocidos del universo superheróico de Spider-Man, ya que el propio Spider-Man, el menos por el momento, no iba a aparecer en este universo. Y es porque precisamente aquí es donde más carencias puede tener el devenir de este futuro proyecto.

El tiempo dirá si la viabilidad de un universo de antagonistas de Spider-Man, sin Spider-Man es comprensible, o si, por el contrario, el aislamiento de estos villanos se agota en sí mismo.

SINOPSIS:

La historia del filme gira en torno a la figura del periodista Eddie Brock (interpretado por Tom Hardy) en San Francisco, quien en uno de sus reportajes decide entrevistar al dueño  al frente de la Fundación Vida, Carlton Drake (interpretado por Riz Ahmed). Esta es una dudosa empresa a la cabeza, tanto de avances científicos en el mundo, como de algunos proyectos secretos para la obtención de formas de vida extraterrestres. Las muestras que toman en el espacio son simbiontes, que acaban siendo implantados en los cuerpos de voluntarios con resultados fallidos. Finalmente, uno de ellos acaba uniéndose a Eddie Brock durante una de sus visitas a las instalaciones. Este simbionte resulta ser Venom, quien va imponiendo su personalidad en el cuerpo de Eddie Brock. Al principio a modo de una simple voz que oye en su cabeza, y una vez que la simbiosis es completa, rodea su cuerpo y toma la forma del conocido personaje con tendencias asesinas y carnívoras de los cómics. Esta simbiosis llevará al protagonista a entablar una relación de colaboración entre simbionte y huésped para poder hacer frente a las amenazas que les esperan.

Esta historia de ciencia ficción, con toques de acción y humor está comandada por el director Ruben Fleischer (Gangster Squad. Brigada de élite, Bienvenidos a Zombieland) , quien cuenta con un guion escrito por Scott Rosenberg, Jeff Pinkner, Kelly Marcel y Will Beall. El reparto lo encabeza Tom Hardy (Dunkerque, Peaky Blinders) en el papel de Eddie Brock, junto con Michelle Williams (Todo el dinero del mundo, El gran showman), su pareja durante determinados del filme, y Riz Ahmed (Rogue One: Una historia de Star Wars, The Night Of) interpretando a Carlton Drake, principal antagonista de la cinta. El reparto lo completan los actores Woody Harrelson (Tres anuncios en las afueras, Wilson), Scott Haze (Héroes en el infierno, Deber cumplido) y Jenny Slate (Un don excepcional, Parks and Recreation).

ANÁLISIS:

La propuesta de esta película, si se estudia desde el punto de vista de la expectativa del público, satisface visualmente al espectador. Un espectador entregado, que busca entender el nuevo enfoque de Venom, alejado de lo que en su día presentó Sam Raimi, y que en esta ocasión tiene ante sí una película en la que el peso protagonista recae sobre la figura de Tom Hardy interpretando a Eddie Brock, el huésped de Venom. Esta película en solitario no cuenta con la aparición ni de Spider-Man ni del clásico traje negro que estamos acostumbrados a ver en los cómics de Marvel sobre el personaje. Pero a pesar de ello, se nos presenta una nueva historia de trasfondo, que afecta a la vida profesional y sentimental de Eddie Brock.

Argumentalmente, Venom presenta la historia de Eddie Brock, un periodista que se traslada desde Nueva York a San Francisco con su pareja Anne. Dentro del organigrama de su empresa, Eddie se caracteriza por ser un ávido reportero sin pelos en la lengua, que suele ser elegido para indagar en los temas más escabrosos y de los que nadie quiere hablar ni hacer preguntas al respecto. Esta filosofía lleva a Eddie a confrontar con Carlton Drake, fundador y dueño de la Fundación Vida, y es por ello que recurre a datos confidenciales del bufete de abogados para el que trabaja su novia y así desenmascarar a Carlton. La jugada acaba costándole el puesto a ambos, tanto a Eddie como a Anne. Tras la ruptura de la relación prematrimonial entre ambos, comienza el declive en la vida de Eddie. Hasta que una de las investigadoras de Carlton decide denunciar las muertes de todos los voluntarios que han participado en las pruebas de asociación entre simbiontes y humanos. Y es ahí cuando se pone en contacto con un Eddie Brock desempleado y hundido, que será por error el nuevo huésped del simbionte en las instalaciones de investigación.

El desarrollo de la historia gira en torno a la confrontación que va a tener lugar a medida que avanza la película entre Eddie y Carlton. Ya que el simbionte superviviente en las instalaciones de la Fundación Vida se une a Eddie Brock. Este simbionte, se autodenomina Venom, nombre que tenía en el planeta del que es originario. Tras completar la simbiosis con Eddie y superar juntos las intentonas de ser capturados por Carlton Drake y sus cuerpos de seguridad, hacen frente a las fortalezas y debilidades que les mantienen en ese estado. Juntos son débiles a altas frecuencias sonoras (en el caso de Venom) y hacen frente a una degeneración orgánica múltiple de forma letal (en el caso de Eddie). Pero al mismo tiempo, durante su simbiosis son inmunes a cualquier herida que les causen, haciéndoles imparables, incluyendo un voraz apetito carnívoro y asesino. Al final del filme, uno de los simbiontes que escapó de la nave que trajo a las criaturas a la Tierra, Riot, se asocia con el cuerpo de Carlton Drake para acabar con Venom y colonizar el planeta con nuevos simbiontes. Esta batalla pondrá a prueba las simbiosis de Venom y Riot con sus huéspedes para demostrar quien es capaz de imponerse finalmente.

Visualmente, la película cuenta con un metraje centrado en las escenas de acción. Tom Hardy no desentona en el papel de Eddie Brock, de hecho le deja su sello con escenas cómicas y grotescas al mismo tiempo. Quizás el aspecto de Venom, sin el traje clásico e icónico de los cómics hace que se desmerezca su presencia visual en las escenas en que podemos verlo peleando o devorando a sus víctimas. Precisamente, la violencia explícita del filme no toma un protagonismo capital, si se compara con el desarrollo canónico del personaje en los cómics. Algo que viene determinado por la calificación por edades del filme: no apta para menores de 13 años. Quizás si se plantease en un universo de “Clasificación R” (que permita violencia explícita) hubiéramos podido tener escenas que nos pusiesen los pelos de punta al ver a Venom en acción. Dejando a un lado la estética, Tom Hardy aporta un matiz adecuado al personaje de Eddie Brock, y Venom lo complementa desde el terreno cómico y violento.

Los aspectos a mejorar se centran en que los efectos visuales (CGI) que acompañan a Venom en las secuencias de acción resultan, a nivel de calidad, algo por debajo de lo que se espera en una película de esta factura. Lo que contrasta con los primeros planos del simbionte cuando ataca a sus víctimas, mucho más cuidados y visualmente impactantes. La otra pega que suscita la película tiene que ver con el desarrollo del personaje de Venom. Esto se debe a que la presentación del personaje de Eddie Brock y su desarrollo abarca más de la mitad del filme, mientras que las escenas de la simbiosis completa entre ambos resultan escasas, casi cercanas a la pelea final de la película entre Venom y Riot. Además, el espectador tiene ganas de entender el trasfondo del simbionte junto a Eddie Brock, así como sus motivaciones en este planeta. Quizás sean aspectos que se puedan tratar en una secuela con ambos personajes ya enlazados por completo, pero a priori resultan una carencia que el espectador demanda cuando termina de ver Venom.

En definitiva, este proyecto triunfa en lo que a elecciones se refiere. Desde el papel de Eddie Brock, quien es comandado por la interpretación de Tom Hardy, como en el caso del antagonista principal y los simbiontes. Incluso si se me permite, en el caso de Eminem para poner la voz a la canción principal “Venom” de la banda sonora de la película. A pesar de ello, el universo de villanos o antihéroes que pretenden crear tanto Avi Arad como Amy Pascal en Sony necesita de la presencia de Spider-Man. Aunque el tema de los derechos pueda ser algo complejo de negociar entre Sony y Marvel. Ya que esto sí se echa en falta en esta entrega, y seguramente será imprescindible si se desarrolla la secuela de Venom con nuevos simbiontes, como es el caso de Carnage. Este será un atroz simbionte rojo asociado al cuerpo del asesino en serie Cletus Kasady (que será interpretado por Woody Harrelson, como se muestra en la escena post-créditos), y a quien Venom, teóricamente (al igual que en los cómics) es incapaz de derrotar sin la ayuda de Peter Parker y su álter ego arácnido.

TRÁILER:

1+
Reseña
Reparto
Interpretación
Acción y Humor
Vestuario y Atrezzo
Efectos Especiales
Banda Sonora
Montaje y Fotografía
Guion
Compartir
Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la URJC. Amante del cine y de la música, pero sin olvidarse de la fotografía y el teatro. Un verdadero soñador. Mi sueño es trabajar en el terreno cinematográfico y periodístico.