Diez años del Universo Cinematográfico de Marvel conducen hacia la primera dosis del éxtasis en pantalla grande que merecería llamarse “Thanos: Infinity War”

¿Es posible que un villano pueda robar el protagonismo a más de 20 superhéroes en una película precisamente de superhéroes? La respuesta es sí, pero solo si se llama Thanos. Lo que los hermanos Russo (Joe y Anthony) han conseguido al dirigir esta tercera entrega de Los Vengadores no tiene precedentes. De hecho, resulta casi inconcebible poder entender como han llevado a cabo el complejo ensamblaje de las tramas de tantos superhéroes para que estas converjan en un punto común al final de la película. “Vengadores: Infinity War” quizás llegue a ser la película más vista de la historia del cine, pero lo que esta claro es que es la mejor película de superhéroes hecha hasta la fecha.

Si a priori se pudiera analizar la clave del éxito de esta película, deberíamos pararnos a admirar el guion que han presentado Stephen McFeely y Christopher Markus, ya que tiene un grado de fidelidad nunca antes visto con los cómics de la editorial Marvel, concretamente con la saga de “El Guantelete del Infinito”. A pesar de ello, han dado un toque original a la película, entremezclando las tramas en las diferentes localizaciones en que se desarrolla la cinta y dando un protagonismo proporcionado a cada personaje. Quizás aquí esté la sorpresa, ya que el verdadero protagonista de esta película es el villano, es Thanos, el titán loco, quien realiza ese canónico viaje del héroe (ahora del villano) y así enseñar al espectador sus motivaciones y sus intenciones para destruir la mitad de la vida del universo.

SINOPSIS:

Tras los eventos de Black Panther (2018), en los que Wakanda se abre al mundo, y Thor: Ragnarok (2017), donde Asgard queda destruido por Surtur y El Santuario (la nave de Thanos y La Orden Negra) acecha la nave de los últimos asgardianos que han sobrevivido, Vengadores: Infinity War retoma estos acontecimientos. Thanos, el titán loco, como es apodado, pretende conseguir las seis Gemas del Infinito (seis singularidades creadas tras el Big Bang cuya posesión le convierte en el ser más poderoso del universo). Estas gemas irán siendo incluidas en el Guantelete del Infinito, un objeto que canaliza el poder de las gemas, y que porta el villano en su brazo izquierdo. Su objetivo es claro, poseerlas todas para eliminar a la mitad de la población del universo y así restaurar un nuevo orden bajo su mandato, ya que se considera un salvador del mundo. Por su parte, Los Vengadores (que regresan tras la última entrega de la saga Vengadores: Era de Ultrón) deberán hacer frente a esta nueva amenaza, la mayor a la que se han enfrentado nunca, con la ayuda de los Guardianes de la Galaxia y algunos nuevos integrantes como Spider-Man (Tom Holland), Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Falcon (Anthony Mackie), El Soldado de Invierno (Sebastian Stan) o Black Panther (Chadwick Boseman).

Esta tercera entrega de Los Vengadores cuenta con los hermanos Russo, Anthony y Joe Russo cogiendo la batuta de directores (tras Capitán América: The Winter Soldier y Capitán América: Civil War). Los guionistas de la cinta, fieles al espíritu de los cómics de Marvel son Stephen McFeely y Christopher Markus. Y “Vengadores: Infinity War” también cuenta con Kevin Feige como productor, quien con esta entrega cierra la decimonovena entrega que compone el Universo Cinematográfico de Marvel (inaugurado en 2008 con Iron-Man) y que cerrará la denominada Fase 3 de sus películas con Vengadores 4 (título aún provisional) que será la secuela de esta película. La banda sonora ha sido compuesta por Alan Silvestri. El amplio elenco de actores protagonistas de la cinta está compuesto por Robert Downey Jr. (El juez) como Iron Man, Chris Evans (Un don excepcional) como Capitán América, Scarlett Johansson (Ghost in the Shell: El alma de la máquina) como Viuda negra, Chris Hemsworth (Thor: Ragnarok) como Thor, Tom Hiddleston (Kong. La Isla Calavera) como Loki, Mark Ruffalo (Ahora me ves 2) como Hulk, Idris Elba (Molly’s Game) como Heimdall, Paul Bettany (Margin Call) como Visión, Elizabeth Olsen (Godzilla) como La bruja escarlata, Tom Holland (Z, la ciudad perdida) como Spider-Man, Anthony Mackie (Detroit) como Sam el Halcón, Jeremy Renner (La llegada) como Ojo de Halcón, Paul Rudd (Mute) como Ant-Man, Sebastian Stan (Yo, Tonya) como Bucky Barnes, y Josh Brolin (¡Ave, César!) como el villano de la entrega, Thanos. Además de Benedict Cumberbatch (Sherlock) como Doctor Extraño, Chris Pratt (Jurassic World: El reino caído) como Star-Lord, Zoe Saldana (Vivir de noche) como Gamora, Dave Bautista (Blade Runner 2049) como Drax, Karen Gillan (Jumanji: Bienvenidos a la jungla) como Nebula, Chadwick Boseman (Dioses de Egipto) como Black Panther, Letitia Wright (Ready Player One) como Shuri, Florence Kasumba (Wonder Woman) como Ayo y Angela Bassett (American Horror Story) como Ramonda entre otros.

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA:

En cierto punto de la película, Thanos le espeta a Iron-Man “espero que te recuerden”, pues bien, pase lo que pase en Vengadores 4 (la secuela de esta entrega prevista para mayo de 2019) al personaje que jamás vamos a olvidar es a Thanos. Si existe un villano que pueda explotar toda la maldad que se le exige a este rol es él, el titán loco, magistralmente interpretado por Josh Brolin. Lo mejor de este villano, a mi modo de entender, es que está lleno de matices, ya que no es malo por que sí y ya, no, todo lo contrario. Muestra un pleno convencimiento de que lo que está dispuesto a hacer, cueste lo que cueste, es algo que debe hacerse, está plenamente convencido de que erradicar a la mitad de la población de seres del universo es algo necesario, y eso asusta realmente. Para conseguirlo, debe conseguir todas las Gemas del Infinito (Poder, Espacio, Realidad, Tiempo, Alma y Mente), y algunas a un alto precio.

Lo que sorprende es que algunas las consigue simplemente demostrando su crueldad o su fuerza, como es el caso de las gemas del Poder, del Espacio, de la Mente o de la Realidad. Otras, por medio de la intimidación real de que va a acabar con cualquiera que se oponga a su camino, como la del Espacio (que le entrega Loki al comienzo para salvar a Thor) o la del Tiempo, que le entrega Doctor Strange (tras haber visto que de más de 14 millones de futuros posibles, solo en uno triunfaban Los Vengadores, y ese era el precio que debían pagar en esa jugada de la partida de ajedrez). Pero lo realmente desgarrador es cómo consigue la Gema del Alma, el secreto mejor guardado del UCM (ya que era la única cuyo paradero se desconocía hasta esta película). Para conseguirla, debe pagar un alto precio, sacrificar el alma de aquella persona que más quiere, y resulta ser su hija (hijastra secuestrada) Gamora. Con lágrimas en los ojos, y siguiendo el consejo de Cráneo Rojo (condenado a ser el guardián de la gema desde los eventos de Capitán América: El Primer Vengador), lanza a su hija por un precipicio y esta muere, consiguiendo despertar con la gema a su lado. Thanos realmente demuestra que sus sentimientos, se profundiza en gran medida en su relación con Gamora, en sus orígenes y en los de su planeta devastado, Titán, y en cómo surge su causa profetizada. Thanos instauró una solución en su día para evitar que la sobrepoblación y la extinción de los recursos acabasen con el provenir de los planetas, y por ello, mediante un genocidio aleatorio (como explica el propio Thanos) pretende instaurar orden y prosperidad en los mundos del universo. Él se define como el único con la voluntad para poder llevar a cabo esta misión, al ser una tarea muy por encima de cualquier pretensión individual.

No hay nada que esté por encima del objetivo final de Thanos, y está dispuesto a pagar cualquier precio, incluso con su vida (como se muestra con las heridas en la batalla con Thor) para llevar a cabo ese chasquido final de dedos con el Guantelete del Infinito. Un gesto que le cuesta la vida a la mitad de la población del universo y con la que se cierra esta primera entrega del colosal conflicto entre los superhéroes y el villano. Ahora solo queda saber cómo Los Vengadores supervivientes, los originales, vistos en la primera entrega de esta trilogía (Iron-Man, Capitán América, Thor, Viuda Negra, Hulk, Máquina de Guerra y Ojo de Halcón) podrán hacer frente al titán loco. La única esperanza que les puede ayudar es el receptor del mensaje de Nick Furia antes de morir desvanecido, Capitana Marvel.

Tras analizar el papel de Thanos, merece la pena tener en cuenta que sus secuaces, La Orden Negra, también ponen en apuros a Los Vengadores. Si bien es cierto que en menor medida que el titán, pero Ebony Maw, Cull Obsidian, Corvus Clave y Próxima Midnight (en ese orden de poderes) suponen graves amenazas para las vidas de algunos de los integrantes del grupo de los superhéroes, especialmente para Visión, quien es herido en multitud de ocasiones por La Orden Negra y que finalmente muere ya que Thanos se hace con la Gema de la Mente que portaba en su frente. Esta jugada descoloca al espectador, ya que Wanda Maximov, también conocida como La Bruja Escarlata, consigue destruir la gema de su amado, pero Thanos regresa al punto anterior de este suceso con la Gema del Tiempo de Strange y se la arranca a Visión, acabando con la vida del androide.

Y finalmente, el meritorio papel que desempeñan los héroes en este conflicto merece ser abordado aparte. Por un lado, el grupo formado por Iron-Man y Spider-Man para rescatar a Doctor Strange de Ebony Maw, contará con el apoyo de Star-Lord, Drax y Mantis, y resulta imprescindible para desarrollar parte del humor y de la acción de la película, fundamentalmente en Titán, donde tratan de detener a Thanos. Es aquí donde tiene lugar uno de los acontecimientos clave, y es que Doctor Strange visualiza todos los futuros posibles y comprueba que de más de 14 millones, solo en uno podrán sobrevivir al final, pero antes deberán morir (como parte de esto, le entregará a Thanos la Gema del Tiempo para evitar que mate a Iron-Man). Por su parte, la conexión de la cultura Pop entre Spider-Man y Star-Lord es realmente curiosa, así como la lucha de egos entre el propio Star-Lord, Iron-Man y Doctor Strange. El ensamblaje de estos Vengadores con los Guardianes de la Galaxia es una primera dosis del potencial que se podrá ver en la secuela, y quizás por eso los espectadores se quedan con ganas de más en esta parte de la trama.

El segundo grupo que hay que analizar es el formado por Thor, Groot y Rocket. Estos tres miembros parecen encajar de maravilla desde que se encuentran tras la destrucción de la nave de Thor. Y es precisamente al inicio de la película cuando comprobamos que Thor debe hacer frente al mayor reto de su vida (por si los de Thor:Ragnarok no habían sido suficientes), su hermano Loki muere cruelmente asfixiado por Thanos tras haber intentado traicionarle y salvar Thor, ya que le había entregado el Teseracto (que contiene la Gema del Espacio) a Thanos para ganarse su confianza, pero este recela y descubre sus intenciones antes de matarle. Heimdall, el guardián del Bifrost asgardiano, también es asesinado por Thanos tras haber puesto a salvo en la Tierra a un Hulk derrotado a puñetazos por el propio Thanos (un combate singular realmente épico). En definitiva, el viaje de Groot y Rocket, será acompañar al nuevo rey de Asgard en su misión para que el rey de los enanos, Eitri, le fabrique a este un arma que le ayude a canalizar sus poderes, el Stormbraker (o El Destructor de Tormentas, en español). Una vez forjada la nueva hacha (de metal de los enanos y la madera del brazo de Groot), el Dios del Trueno regresará a La Tierra, concretamente a Wakanda, para librar la batalla final contra Thanos y sus tropas. Y será entonces cuando nos demos cuenta de que el vengador más poderoso es sin duda Thor. El tándem que hace con Groot y Rocket en su llegada a Wakanda es uno de los momentos más épicos de la película, ya que demuestra que con el nuevo Strormbraker y la Odin Force que demostró en Thor: Ragnarok es casi imparable. Y digo casi, porque cuando parece que ha acabado con Thanos de un golpe en el pecho, el titán loco consigue chasquear los dedos.

Por último, Los Vengadores que se enfrentarán a Thanos en Wakanda, están compuestos por un gran grupo de personajes que van uniendo sus destinos. Tras rescatar a Visión y a Wanda en Escocia del ataque de Corvus Glave y Próxima Midnight, Steve Rogers (quien ya no es el Capitán América, sino Nómada, sin estrella en su pecho ni escudo), la Viuda Negra y Falcon se reúnen con el soldado Rhodes (quien asume la nulidad de los Acuerdos de Sokovia ante el secretario de Estado Ross) y Bruce Banner (quien no puede convertirse más en Hulk tras su pelea con Thanos). Bruce les advierte de lo ocurrido en Nueva York (al inicio de la película, cuando Cull Obsidian y Ebony Maw se enfrentan a Wong, Doctor Strange, Iron-Man y Spider-Man y terminan con estos tres últimos en una nave con destino a Titán). Por este motivo ponen rumbo a Wakanda, donde les espera el rey T´Challa (Black Panther) junto con el ejército de las Dora Milaje comandado por Okoye (interpretada de nuevo por Danai Gurira), además de un sanado Soldado de Invierno (Bucky Barnes, ahora como Lobo Blanco) y de la hermana del rey de Wakanda, la brillante ingeniera Shuri (quien intentará separar a Visión de la gema y poder destruirla). Juntos deberán hacer frente a las tropas del titán, compuestas por un ejército de seres de múltiples brazos y sedientos de sangre, los Outriders, y comandados por los miembros restantes de La Orden Negra (tras la muerte en la nave de Ebony Maw a manos de Iron-Man tras el plan de Spider-Man). A esta batalla, se unirá al final el propio Thanos para completar el Guantelete del Infinito y poner fin a su misión.

La batalla de Wakanda es un claro ejemplo del potencial real de la saga de Los Vengadores, ya que las anteriores entregas han ido anticipando de lo que eran capaces con villanos cada vez de mayor envergadura (en Vengadores 1 se enfrentaron al ejército de Chitauris guiados por Loki, y en la segunda entrega a Ultrón), pero en Infinity War el peligro se siente real. Porque aquí el propio Thanos no envía secuaces desde su trono, sino que completa el Guantelete y vence a todos y cada uno de Los Vengadores y de los Guardianes de la Galaxia él mismo. Es cierto que la batalla final es de los momentos que nadie olvidará, comparable a la que tiene lugar en la icónica película de Peter Jackson, El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey. Todos los superhéroes unidos dando el máximo por una causa que puede acabar con sus vidas, pero igualmente les alienta a seguir combatiendo. Thor, en una nueva versión hiperpoderosa, se une a la causa junto a Groot y Rocket, pero Thanos termina chasqueando los dedos y empiezan a desvanecerse uno por uno la mitad de Los Vengadores. Es curioso, porque Thanos vaticina en numerarles ocasiones que esto va a ocurrir, pero cualquier espectador es incapaz de creérselo hasta que ocurre. Los futuros protectores del universo, los nuevos integrantes del UCM, precisamente ellos, son los que mueren desvanecidos. Y los pocos que se salvan, son los que combatieron en la primera entrega de la saga: Thor, Iron-Man, Capitán América, Viuda Negra, Bruce Banner y Máquina de Guerra, ahora junto a Okoye, Nébula y Rocket, así como Ant-Man y Ojo de Halcón (ambos recluidos tras los eventos de Capitán América: Civil War). Los nuevos integrantes, precisamente la juventud y la frescura del UCM, sucumben entre sollozos (como es el desgarrador caso de Peter Parker (Spider-Man) en la escena que desaparece entre los brazos de Iron-Man reduciéndose a polvo).

La única esperanza, que Los Vengadores originales, junto a Capitana Marvel (avisada in extremis por Nick Furia antes de desvanecerse junto a María Hill) vuelvan a hacer frente a Thanos y que puedan invertir el orden de los acontecimientos. Al igual que ocurrió en la saga de cómics de “El Guantelete del Infinito”. Para ello habrá que esperar un año, hasta mayo de 2019, donde el capítulo final de este gran evento cinematográfico llegue a la gran pantalla de nuevo. Hasta entonces, solo queda asumir la victoria de Thanos en esta batalla. Veremos quien gana finalmente la guerra.

TRÁILER:

0
Reseña
Reparto
Interpretación
Acción y Humor
Vestuario y Atrezzo
Efectos Especiales
Banda Sonora
Montaje y Fotografía
Guion
Compartir
Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la URJC. Amante del cine y de la música, pero sin olvidarse de la fotografía y el teatro. Un verdadero soñador. Mi sueño es trabajar en el terreno cinematográfico y periodístico.